AQUELLA CITA QUE SE TRUNCÓ

Habían quedado en verse aquel sábado, ya se acercaban al segundo mes de estar juntos, ella se duchó y se alisó el pelo, se perfumó y se vistió con esmero para aquella cita porque ya sabía que irían a comer a algún lado y al cine y después él tenía intención de invitarla a que se quedara a dormir en su nueva casa. Por primera vez.

Tardó algo más de lo que esperaba en elegir la lencería que finalmente llevaría, se probó varios modelos con los que se tumbó sobre su cama y finalmente se decantó por ropa interior de color rosa, hecha de una tela transparente que parecía tul como el del velo de las novias, porque le pareció sugerente. El sujetador era tipo “bustier y balconette” al mismo tiempo lo que le confería un aspecto muy sexy; llevaba un culotte del mismo tejido y sobre todo ello una camisa blanca que le quedaba algo holgada y era un pelín transparente, lo justo para sugerir pero no enseñar y, una minifalda vaquera todo lo envolvía con una blazer, y el conjunto lo remató con sus zapatos y su bolso que combinaban  perfectamente porque iban a juego, unos botines estilo motera con suela ancha y tacón de nueve centímetros que también eran anchos y le resultaban muy cómodos y un bolso del mismo cuero con la misma estética.

Prestó atención a todos los detalles con minuciosidad.

Sin embargo, su deseo de estar perfectamente perfecta para él hizo que perdiera su transporte por un minuto y se vio obligada a ir a la cita con su propio coche.

Al salir de la estación un coche detrás de ella no la vio y la embistió usándola de freno, en aquel momento ella no estaba mirando el retrovisor, lo cual fue su salvación porque si hubiera estado mirando el espejo por instinto se habría puesto rígida y las lesiones habrían sido de mayor gravedad.

El conductor del otro vehículo salió de inmediato para intentar ayudar, pensó ella, sabiéndose culpable ya que había sido una colisión con alcance trasero, enseguida se deshizo en disculpas y quiso quitarle hierro al tema, la mandó al centro de salud más cercano para que le hicieran unas radiografías; el coche tenía más luces del ordenador de a bordo encendidas que un árbol de navidad y era poco probable que se pudiera mover.

Llamó a la policía, pero no terminaban de llegar.

Entonces le llamó a él que le dijo que no fuera tan tonta, que no fuera crédula, que no había ningún lugar donde hacer radiografías en un centro de salud y menos allí donde se había producido el accidente y que ese tipo lo que debía querer hacer era salir por patas. Salir del accidente sin facilitar sus datos.

Así de fácil y difícil a la vez.

Ella era muy inocente, ingenua sería quizás la palabra, pese a haber estado viviendo en medio mundo y en contacto con muchas personas diferentes por trabajo y por muchos otros motivos, inmersa en culturas distintas, nunca hubiera pensado que pudiera toparse con un tipejo de esa calaña, simplemente porque ella sería incapaz de comportarse así en una situación como aquella.

Aplicado a lo positivo podría decirse que “piensa el ladrón que todos son de su condición”, por eso ella jamás pensó que otra persona pudiera hacer algo así, porque ella nunca, en ningún caso haría algo así.

Finalmente ella decidió que haría caso de lo que le decía su… ¿cómo se le podía llamar?

¿Novio? ¿Amigo?

Su chico, eso de “su chico” siempre le pareció que le confería cierto matiz a la relación, incluso a quién lo decía,  y ella no quería ser ese tipo de persona.

Si es que a ciertas edades ya no se tienen novios, ¡jolines!, ni un “mi chico”, pareja quizás. Marido. Compañero…

Pero es que en dos meses no era ni por asomo un novio, aunque no se le podía llamar “amigo”, ella no follaba con amigos, si que amaba a algunos de sus amigos.

Estaba divagando, lo tenía claro. Mientras venía y no venía la patrulla a hacer el atestado el tipo que había chocado con ella empezó a hablarle. Frases del típico paleto que ha practicado caciquismo durante toda la vida.

  • Qué guapa vas – le dijo mientras se le notaba el nerviosismo.

Ante aquel comentario ella no tuvo más remedio que torcer el gesto intentando que el perfecto prototipo de imbécil machista captara lo molesta que aquellas palabras le habían hecho sentir, pero lejos de percatarse el hombre que había empotrado su coche contra el de ella siguió insistiendo entendiendo ante su silencio que el que calla otorga.

  • ¿A dónde ibas tan preciosa con esa minifalda? ¿Tienes novio?

Si todo aquello hubiera pasado hacía unas décadas el ego habría sido el motivo para que ella se hubiera puesto ancha, pero no en aquel momento y menos aún cuando tenía un hombre especial esperándola.

En aquel momento su ego ya no jugaba un papel importante en su vida, ya no le resultaba tan útil la opinión de los demás sobre su físico como lo era hacía unos años, sobre todo si la utilizaban para alagar en momentos de crisis o para denigrarla intentando que sus inseguridades salieran a flote, no, esos tiempos habían pasado.

Una mujer que había visto el accidente desde su terraza bajó a la calle y le dio el teléfono de la policía, no el 112 al que supuestamente ya había llamado él y llamó inmediatamente, preguntando si habían recibido la llamada de otra persona informándoles de un accidente, ante la respuesta del agente la conclusión fue que aquel indeseable había fingido llamar, pero no lo había hecho.

Llegó una patrulla y se aclaró la situación, aquel “caballero” no tenía la documentación de su vehículo y era famoso por sus hábitos.

Al llegar al lugar donde tenían que encontrarse él le dijo que deberían acercarse al hospital y eso fue lo que hicieron.

Después se fueron a comer y allí el dolor hizo su aparición estelar, los músculos se habían ido quedando fríos y después se habían ido poniendo rígidos.

Tuvieron que ir por segunda vez al hospital y un segundo traumatólogo solicitó una resonancia magnética que dejó ver la gravedad de las lesiones del accidente.

Aquel fin de semana él le ofreció que se quedara en su casa, a fin de cuentas, el coche tenía el taller a unos pocos kilómetros de donde él residía y era una tontería moverlo hasta casa de ella.

Y también era una tontería que ella se desplazara estando en aquel estado.

Ya se ocuparían de los detalles después del fin de semana, detalles como buscar un taller para arreglar el coche, buscar un buen abogado, y ver cómo arreglaban el tema de sus desplazamientos para que pudiera atender su casa aun sin coche, porque la avería prometía ser para largo.

Se sintió muy respaldada por el hombre que amaba, no todo podía ser sexo y momentos salvajes, en algunas situaciones había que echar el freno de motor, nada del freno de mano y contemplar la belleza de lo que la vida traía en forma de regalo, olvidando todo lo que había pasado en el pasado y dejar que los detalles fueran lo que marcase la diferencia.

El fin de semana se permitió disfrutar de los cuidados que él le daba, mimos, arrumacos, caricias… viendo que no le reclamaba nada más y sin embargo, eso mismo le aceleraba la respiración, le ponía la carne de gallina y eso era como un juego entre ambos que hacía que entraran en un bucle.

Ella respiraba fuerte, él hacía que su piel se pusiera como las dunas vistas desde un helicóptero y eso le activaba a él, que al notarlo ella respiraba más fuerte y eran como dos peces que se mordían las colas uno al otro, bucles infinitos hasta que aquel lunes ella dolorida y exhausta tuvo que volver a la realidad, a la triste realidad.

JANA KRAMER – I got the boy

Anuncios

31 Comentarios Agrega el tuyo

  1. jorbasmar dice:

    Tampoco es tan triste el lunes, el coche se reparara, los dolores se irán apagando y el próximo fin de semana llegara.

    Le gusta a 1 persona

    1. Victoria dice:

      😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂😂
      Gracias
      Gracias
      Y gracias por hacerme reír tantísimo de buena mañana.
      Esto no va de tristezas, va de otras cosas.
      Quizás deberías leerte todo el blog desde el primer post para entender de qué va, porque es una historia conexa y lógicamente no se puede mantener el mismo tono en cada capítulo.
      Venga guapísimo que tengas un día maravilloso.
      😜

      Le gusta a 1 persona

      1. jorbasmar dice:

        Despacito y buena letra, muchas cosas quiero realizar y poco espacio resta… poco a poco ya me terminare de enterar, por lo pronto, desde el lunes ya llegamos al jueves, estamos a un pasito del fin de semana, pero también estamos mas cerca del próximo lunes… Total, no nos conformamos con nada. Saludos

        Le gusta a 1 persona

  2. hay una cosa que me gusta de forma muy agradable, y es la forma el estilo y la claridad con que tratas el tema sexual, no veo ni mojicateria, ni falsos prejuicio, se leo y se imagina limpio, me gusta

    Le gusta a 2 personas

    1. Victoria dice:

      Muchas gracias!
      Este capítulo es algo más flojo, no se puede mantener la situación sexual para la línea del relato de este blog y la trama que pretendía tener.
      A ver si me sale.
      No se trata de hablar de polla, coño, tetas, pezones, corridas, y soltarlo ahí como quien abre el grifo… No!!! Pretendo que tenga una buena línea para que enganche.
      🙃

      Le gusta a 1 persona

      1. seguro que si, ademas tiene muy buena pinta de verdad

        Le gusta a 1 persona

  3. Hola! Te nominé para este premio. No suelo participar en estas cosas, pero me parece interesante dar a conocer blogs que vale la pena leer. Un abrazo 🙂
    https://swaninthedark.wordpress.com/2018/11/15/the-blogger-recognition-award/

    Me gusta

    1. Victoria dice:

      Muchas gracias, un saludo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Buenos días o tardes,
    Te tenía que decir que la imagen del guarda ropa interior me encantaaaaaa!!!!
    Besos picarones y ordenados, jajaja

    Le gusta a 1 persona

    1. Victoria dice:

      Jajajaja
      Gracias
      Es que no a veces no encuentras una imagen que cuadre con el relato y precisamente eso fue lo que pasó, busqué una fotografía de una chica que se vistiera mirándose coqueta pero dubitativa ante el espejo y que en el reflejo se viera mucha ropa.
      Tenía varias ideas y no di con ninguna imagen que me gustase, así que una muy buena idea era el cajón, lleno de sugerentes ideas para la cita. 😜🙃

      Me gusta

      1. Me encantan tus imágenes… Saludos

        Le gusta a 1 persona

      2. Victoria dice:

        Gracias!
        Le dedico algún tiempo a elegir la imagen adecuada al texto en los dos blogs y la canción que me parece más afín.
        Saludos

        Me gusta

    1. Victoria dice:

      Jajajaja, es sólo un preludio de la historia que viene detrás, a veces sin el tropezón no hay saltos. ¿Verdad?

      Me gusta

  5. DosViajando dice:

    Mola!Nos encantó. Léeremos la anterior ahora con elncafelito 😍

    Le gusta a 1 persona

  6. mabm dice:

    Es que hay algunos tontos muy tontos que tienen el don de la verborrea oportunista

    Le gusta a 1 persona

    1. Victoria dice:

      Bueno, es un papel decisivo el que juega ese tonto muy tonto para que esa chica tome el rumbo que la historia debe tomar.
      Sin ése click no habría sido lo que fue, todo lo que tengo ya escrito y que contaros.
      Un abrazo tesoro.

      Le gusta a 1 persona

      1. mabm dice:

        Es que a veces son necesarios ciertos acontecimientos para que pueda darse ese click

        Le gusta a 1 persona

  7. amunozcuela dice:

    Tu blog me divierte, interesante.

    Le gusta a 1 persona

    1. Victoria dice:

      Gracias, me alegro que pases un buen rato leyendo.
      Un saludo

      Le gusta a 1 persona

  8. lynyo dice:

    La intimidad que lograron está escrita de manera tan bonita y en tan pocas palabras que me parece realmente notable! Gracias por compartir

    Le gusta a 1 persona

    1. Victoria dice:

      Muchas gracias por compartir tu opinión.
      Ya llegarán post en los que me tocará ser más directa, pero esta vez ha sido muy interesante dejar que el lector imaginase una situación de amor cálido más que caliente.
      Gracias de nuevo.
      Un abrazo y aquí estoy para lo que necesites.

      Le gusta a 1 persona

  9. Zavala Ra dice:

    Es una muy buena historia. Me agrada la manera en que se articulan los parrafos con los diálogos. @Zavala_Ra

    Le gusta a 1 persona

    1. Victoria dice:

      Muchas gracias, tu comentario me anima mucho para seguir adelante con este relato.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  10. Saludos. En Fleming Editorial abriremos en 2019 una Colección de Erotismo, dirigida por Gocho Versolari, si aún no tienes editor puedes contactar conmigo a fleminglabwork@gmail.com

    Le gusta a 1 persona

    1. Victoria dice:

      ¡Hola!

      Muchas gracias, te contacto entonces.

      Un saludo,

      Victoria.

      Me gusta

  11. Enrique dice:

    Vaya giro da la historia. Por cierto, me gusta el color y el tejido de la ropa que elige la protagonista.

    Le gusta a 1 persona

  12. Enrique dice:

    En tu caso hablas sobre tu blog como un escenario de ficción. Mi blog es un diario de emociones, con algunas licencias para alterar la realidad a mi gusto. Pero básicamente es mi esencia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s